UN MÉTODO PARTICIPATIVO PARA LA EVALUACIÓN ESCOLAR: EL IACE

El Instrumento de Autoevaluación de la Calidad Educativa, conocido como método IACE, se diseñó e implementó desde el año 2007 hasta el 2017 en 3.245 establecimientos públicos de los tres niveles obligatorios de siete provincias del noroeste y noreste del territorio argentino.

En este documento se sintetizan las características del método  y se relatan las experiencias y los logros alcanzados mediante su aplicación en escuelas públicas argentinas.

La cooperación de UNICEF Argentina hizo posible esas aplicaciones, a través de convenios con el Centro de Apoyo al Desarrollo Local (CEADEL) y en acuerdos con los gobiernos provinciales respectivos.

Se analiza cómo la evaluación, en especial la que realizan los propios protagonistas de la acción, incide en mejorar la gestión y los resultados de los establecimientos escolares y los transforma en escuelas inteligentes, en el sentido de su orientación al aprendizaje y su capacidad de adaptación a las necesidades de los contextos contemporáneos, signados por el cambio acelerado en los planos sociales y tecnológicos.

Se relata el proceso de diseño del método IACE, se detallan las dimensiones, variables e indicadores considerados para los niveles educativos obligatorios en Argentina: inicial, primario y secundario. Se resume el alcance que han tenido las sucesivas aplicaciones del método en las escuelas públicas, se detallan algunos resultados destacables y se sintetizan las estrategias formuladas por las jurisdicciones para la sustentabilidad de los procesos autoevaluativos.

Entre las muchas herramientas que incluye el método, se eligió para presentar en la feria de herramientas del Primer Encuentro de EvalParticipativa, realizado en Quito en noviembre del 2019, el ejercicio evaluativo orientado a los niños del nivel inicial o jardín de infantes. Este ejercicio incluye varias actividades:

    • un guion sugerido para una obra de títeres (sujeto a adaptaciones según requiera cada escuela), donde los personajes en interacción con el público (los niños) indagan qué hacen en el jardín, qué les gusta y qué no, y qué les gustaría hacer;
    • una actividad artística (dibujos/collages/murales/pinturas) donde expresen, individual o colectivamente, lo que hacen, lo que les gusta más y lo que les gusta menos del jardín; y/o
    • el dictado de un texto al docente (carta o cuento) para explicar cómo es su jardín, qué hacen ahí, qué les gusta más, qué no les gusta, agregando sugerencias para contribuir a mejorarlo.

Por último, se incluyen pautas para que quienes coordinaron la aplicación de la herramienta puedan sistematizar los aportes de los niños e incluirlos en el proceso autoevaluativo general.

En el video Grandes historias de chicos se pueden ver algunas escenas divertidas de los niños que se filmaron durante la ejecución de ese ejercicio.