¿Es nuestra evaluación participativa? El escáner de la participación

por Sara Vaca

Como mi formación académica es Empresariales y empecé trabajando en el sector privado, fue un descubrimiento para mí el entender qué significaba “participación”, aunque fuera de forma teórica. Entendí que “participación” implicaba que varios grupos de interés tuvieran voz (y voto) en la toma de decisiones durante las cuatro fases de la evaluación: diseño, toma de datos, análisis e Interpretación… ¡Aaaah!, ahora lo entiendo.

Desde aquel momento, allá por el año 2012, empecé a fijarme que la mayoría de los informes de evaluación incluían en el resumen o en la metodología algo así como “esta es una evaluación (muy) participativa”, o incluso en el propio título (“evaluación participativa de…”), cuando en el fondo lo que querían decir es que habían consultado a muchas personas o a muchos grupos, ¡pero solo como informantes…! Yo me preguntaba porqué lo llamaban participación cuando en realidad querían decir una amplia muestra.

Continue reading

Crear y mantener una participación significativa de los jóvenes en la evaluación

 

El plazo para cumplir la ambiciosa Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible se acerca rápidamente. El mundo se enfrenta a un reto y lucha por sobreponerse a  la crisis del COVID-19 que aún se cierne sobre él. Acciones audaces, ambiciosas e inclusivas pueden dar un giro a las personas y al planeta. Al mismo tiempo, hay que ampliar las soluciones que tienen el mayor poder de transformación para cambiar la vida de las personas. Con una población mundial más joven que nunca, la participación de las y los jóvenes en los procesos de desarrollo, incluida la evaluación, puede proporcionar el impulso y el efecto multiplicador para que los Objetivos de Desarrollo Sostenible vuelvan a tomar impulso.

El imperativo

La participación inclusiva y significativa de jóvenes en la evaluación ofrece una oportunidad sin precedentes para que los programas de desarrollo respondan a las necesidades y demandas de la juventud. Eleva su voz y su agenda y reconoce la contribución de liderazgo de la juventud en la construcción de un mundo sostenible. Cuando el poder de este colectivo se aprovecha en la evaluación de manera significativa, puede aportar innovación, aumentar la calidad de la evaluación, mejorar la relevancia y el poder transformador de la evaluación.

Continue reading

Evaluación indígena y sus desafíos para el campo de evaluación: ¿La evaluación participativa tiene algo que decir?

Por Larry K. Bremner (*)

Me gustaría felicitar a EvalParticipativa por establecer esta comunidad de diálogo y aprendizaje profesional.  ¡Bien hecho! También les agradezco mucho el solicitarme que contribuya a este importante espacio de diálogo.

Yo soy Métis, que es uno de los tres grandes grupos indígenas reconocidos en Canadá; los otros dos grupos son los First Nations y los Inuit. Como evaluador, he tenido el privilegio de trabajar con personas muy dedicadas tanto en Canadá como en el exterior que están procurando fortalecer y capacitar a sus comunidades. Creo que la evaluación es una herramienta para ser usada en el empoderamiento de las comunidades y los pueblos. Durante mucho tiempo la evaluación ha sido utilizada como herramienta para ayudar a mantener y justificar un enfoque colonial y paternalista hacia las comunidades indígenas. Los evaluadores externos han llegado a las comunidades indígenas para evaluar programas, desconociendo las historias culturales, políticas y sociales de dichas comunidades, sin siquiera entender o seguir los protocolos comunitarios. Por demasiado tiempo la evaluación ha sido un proceso extractivo que ha tomado mucho de las comunidades, a menudo sin brindar nada a cambio. Esta situación me ha llevado a abogar por que las comunidades indígenas  tomen el control de su agenda de evaluación. He resumido a continuación algunas ideas que me ayudan cuando realizo una evaluación con los pueblos y comunidades indígenas.

Continue reading

¿Cómo se empoderan los actores participantes en una evaluación participativa?

por Emma Rotondo (*)

En esta contribución a EvalParticipativa me propongo describir las características del empoderamiento de múltiples actores cuando se llevan a cabo evaluaciones participativas. Antes de ello, cabe clarificar qué entiendo por una evaluación participativa (EP).

La EP consiste en la participación de las partes interesadas de un programa, proyecto o política; y se parte de la valoración del saber y conocimientos locales con el propósito de generar aprendizajes acerca de los cambios, a fin de fortalecer su capacidad y empoderar a personas y grupos sociales para que tomen decisiones.

Tres elementos básicos son comunes a todos los procesos de evaluación participativa: (i) un enfoque transformador de la realidad, es decir una propuesta de cambio social y político; (ii) un trabajo conjunto o asociado entre diversos actores; y (iii) uso y aprendizaje social de los resultados de una evaluación. En ese marco, por empoderamiento de actores en un proceso de EP se entiende la ampliación de capacidades o facultades individuales y colectivas para actuar; la dotación de herramientas para reflexionar dialogar y co-construir y la generación de conocimiento para aprender socialmente, todo ello con una intencionalidad de usar la evaluación y transformar su entorno.

Continue reading

PARENTESCO ENTRE SISTEMATIZACIÓN DE EXPERIENCIAS Y EVALUACIÓN

por Olga Nirenberg (*)

Introducción

Como expresé en mi breve comentario sobre la nota publicada en EvalParticipativa el 22 de marzo pasado: “Sistematización de experiencias y evaluación: cercanías y diferencias”, por Oscar Jara Holliday (OJH), mi primera reacción al leerlo fue la sorpresa. Sentí que era paradójico que ciertos argumentos sobre la evaluación aparecieran en el blog de EvalParticipativa, me pareció algo así como un oxímoron, como una contradicción en sí misma.

Conozco los trabajos publicados por el autor de la nota, ampliamente difundidos y que han tenido gran influencia entre quienes nos dedicamos a la evaluación en los países de Hispanoamérica. Incluso he tenido la oportunidad de debatir directamente con él acerca del parentesco entre sistematización y evaluación. Nuestra conversación tuvo importancia para mí, tanto que en el libro que publiqué poco tiempo después (Nirenberg, 2013), incluí un capítulo (el octavo) casi enteramente dedicado a la sistematización de experiencias, donde destaqué sus puntos de contacto con los enfoques de evaluación no tradicionales.

Aunque me he interiorizado sobre el enfoque y las metodologías de sistematización de experiencias y también las he puesto en práctica en varias ocasiones, acá me referiré sobre todo a las referencias a la evaluación que contiene la citada nota, ya que, desde hace más años de los que me gustaría reconocer, ha venido siendo ése mi principal campo de actuación profesional.

Agradezco mucho a mis colegas coordinadores de EvalParticipativa, Pablo Rodriguez-Bilella y Esteban Tapella (PETAS/Universidad Nacional de San Juan) y Juan Carlos Sanz (DEval), por darme la oportunidad de ampliar y enriquecer este debate.

Continue reading

SISTEMATIZACIÓN DE EXPERIENCIAS Y EVALUACIÓN: CERCANÍAS Y DIFERENCIAS

En América Latina y el Caribe el enfoque de la Sistematización de Experiencias es ampliamente conocido. En algunos campos, como el de la educación popular, es incluso más conocido que la evaluación. Nos preguntamos, ¿qué diferencias y similitudes hay entre evaluación y Sistematización de Experiencias?, ¿es posible identificar aspectos comunes entre la sistematización y algunos tipos de evaluación?

Desde EvalParticipativa queremos abrir el debate, y para ello hemos invitado a Oscar Jara Holliday, uno de los principales referentes sobre el tema, quien nos da el puntapié inicial.

El contexto

Según la literatura específica, la Sistematización de Experiencias apunta a situar al aprendizaje como parte esencial de una política de intervención. Y lo hace dando respuesta al desafío de promover, diseñar y conducir procesos de aprendizaje en experiencias que probablemente no fueron pensadas desde su gestación con este propósito. Pero, ¿es la búsqueda del aprendizaje un ‘patrimonio’ de la sistematización?, ¿existen propósitos similares en el campo de la evaluación?

Continue reading

Bravo, EvalParticipativa!

Por J. Bradley Cousins y Hind Al Hudib
Universidad de Ottawa, Canadá

EvalParticipativa – ¡qué espacio tan asombroso! Desde hace mucho tiempo que somos fanáticos investigadores y consultores en evaluación participativa. Sin embargo, desde nuestra experiencia, EvalParticipativa no tiene paralelo como espacio para el intercambio profesional, el desarrollo de capacidades y el aprendizaje en este campo. Es un gran honor para nosotros poder contribuir y formar parte de la comunidad EvalParticipativa.

La evaluación participativa es algo muy querido y cercano a nuestros corazones desde hace mucho tiempo. Uno de nosotros (Cousins) ha estado escribiendo sobre este tema durante casi tres décadas. Si bien nuestras contribuciones han sido principalmente investigaciones sobre la evaluación participativa, siempre hemos tenido interés en llevar a la práctica ese conocimiento basado en la investigación. Por ello, ¡qué gran oportunidad brinda EvalParticipativa en este sentido! Pero, quizás aún más desafiante, es la fabulosa oportunidad de convertir la práctica experimentada en investigación! Las lecciones aprendidas que en esta comunidad se comparten sin duda harán avanzar la teoría y la práctica de la evaluación.

Continue reading

La evaluación participativa y el rigor

Por Osvaldo Néstor Feinstein

La evaluación participativa (EP) permite la incorporación de la perspectiva de la población sobre los procesos y resultados de políticas, programas y/o proyectos, limitando o evitando el sesgo tecnocrático. Además, promueve la apropiación (“ownership”) del proceso evaluativo y sus resultados, lo cual contribuye al uso de la evaluación. Estas son dos de las razones para apoyar la EP.

Por otra parte, la EP ha sido criticada con el argumento de que no es un enfoque riguroso, debido a sus procedimientos cualitativos con los que se captan “impresiones”, anécdotas pero que no aportan evidencias rigurosas, cuantitativas. A veces se toma como ejemplo de rigor la evaluación en base a “ensayos controlados aleatorios” (ECAs, “random control trials”, RCTs).

Continue reading